Rojas denuncia la asfixia económica y el maltrato institucional a entidades sociales de la ciudad

Daniel González Rojas

Así se lo han denunciado varias asociaciones sin ánimo de lucro sevillanas que se ven afectadas por el mal funcionamiento del ayuntamiento y que están sufriendo pérdidas insostenibles


Daniel González Rojas ha denunciado hoy la situación de crisis a la que el Ayuntamiento está sometiendo a muchas de las instituciones sociales que trabajan en nuestra ciudad y que están sufriendo las consecuencias de una mala gestión por parte del Gobierno municipal, lo que las está llevando a situaciones insostenibles.


Se refiere el coordinador local de IU y concejal de la coalición IU-Podemos a las asociaciones que, a través de diferentes convocatorias de ayudas puestas en marcha por el Ayuntamiento de Sevilla, atienden, con su labor social, “necesidades que el propio gobierno municipal no llega a cubrir”, “entidades que “están sufriendo la pésima gestión de la regulación de las propias ayudas, la burocracia y la lentitud de la Administración, lo que está provocando que muchas de ellas acaben financiando de su propio bolsillo los proyectos sociales del Ayuntamiento, provocando una situación de maltrato institucional y la asfixia de a estas asociaciones arraigadas al territorio”.

“Ante la incapacidad de la Administración para atender toda la demanda, la colaboración con el conocido como Tercer Sector se hace fundamental, - señala Rojas- pero es lamentable que esta importante labor se vea `recompensada´ con un maltrato por parte del Ayuntamiento”.

Así el concejal sevillano ha anunciado que se ha registrado una batería de preguntas dirigidas a Asuntos Sociales, Educación y Hacienda, denunciando que la gran mayoría de entidades justifican “en tiempo y forma”, como dice la norma, sus correspondientes ayudas, pero es el Ayuntamiento el que tarda más de lo debido y de lo deseable en culminar los expedientes, incumpliendo el principio de celeridad que debe impulsar toda Administración en sus procedimientos.

Más de un año para tramitar un expediente

Rojas destaca que se dan casos en los que el Ayuntamiento tarda más de un año en comenzar a tramitar un expediente de justificación “y eso paraliza la concesión de otras posibles ayudas del propio Ayuntamiento”. Estas entidades sociales tampoco se pueden beneficiar de facilidades de financiación por parte de Tesorería, al no ser posible las cesiones de crédito por parte de estas entidades ya que las bases de ejecución presupuestaria sólo reconocen este derecho a los contratistas que hayan resultado adjudicatarios de contratos. Todo esto provoca, a juicio del concejal, “un importante agravio comparativo entre grandes entidades con músculo financiero y pequeñas o medianas entidades locales o de barrio que no tienen la capacidad de echarse a sus espaldas los costes del programa que llevan a cabo y que, recordemos, correspondería acometer a la propia Administración como responsable máximo de esa atención a las personas más vulnerables”.

Rojas señala que se trata de “un sin sentido, ya que el problema lo genera la lentitud y burocracia del propio Ayuntamiento, pero son las entidades las que pagan las consecuencias, incluso jugándose su continuidad”, y recuerda el artículo 18 del Reglamento de Subvenciones del Ayuntamiento que señala que “no podrá proponerse el pago de subvenciones a beneficiarios que no hayan justificado en tiempo y forma otras subvenciones concedidas con anterioridad con cargo a créditos gestionados por el mismo órgano concedente, pero también se estipula que se podrá, mediante resolución motivada, exceptuar la limitación anterior cuando concurran circunstancias de especial interés social”.

Por ello preguntará por casos concretos como el de la convocatoria de ayudas de Sevilla Solidaria, para conocer si se  ha estudiado alguna medida para agilizar estas ayudas y su correspondiente justificación, ya que la propia convocatoria de Sevilla Solidaria reconoce “la carencia de recursos económicos de las entidades sin ánimo de lucro que concurren, su interés social, y elevado porcentaje de personal voluntario, lo que les dificulta anticipar medios materiales y económicos para sufragar los proyectos objeto de esta convocatoria, así como la finalidad de los proyectos subvencionados”.