El PSOE promueve un acuerdo plenario para pedir al Gobierno de España y a la Junta un marco normativo que permita la implantación de una tasa turística en ciudades andaluzas para generar ingresos para servicios públicos e inversiones

Antonio Muñoz Pleno Ayuntamiento de Sevilla

Una vez que se están recuperando las cifras de visitantes previas a la pandemia, el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, promueve esta iniciativa para instar al Gobierno de España y a la Junta de Andalucía a que desarrollen un marco legislativo que permita a los ayuntamientos poner en marcha una tasa o un impuesto que abonarán los visitantes que pernocten en la ciudad

El Grupo Socialista ha registrado una propuesta para el próximo Pleno para recuperar el proyecto de implantación de una tasa turística que abonarán los visitantes y que permita generar recursos económicos a las ciudades para reforzar la prestación de los servicios públicos y la ejecución de inversiones. Así, una vez que se están recuperando las cifras de visitantes previas a la pandemia, el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, promueve esta iniciativa para instar al Gobierno de España y a la Junta de Andalucía, administraciones que cuentan las competencias, a que desarrollen un marco legislativo que permita a los ayuntamientos poner en marcha una tasa o un impuesto que abonarán los visitantes que pernocten en la ciudad.

“Siempre hemos defendido la aplicación de una tasa o un instrumento de fiscalidad turística en Sevilla. Pero como ayuntamiento no tenemos competencias. Ahora queremos seguir el modelo de otras grandes ciudades que han implantado esta tasa, que no ha supuesto en ningún caso una reducción de visitantes, ni ha afectado negativamente al sector turístico. Todo lo contrario, ha permitido generar recursos económicos para inversiones y mejora de servicios públicos”, explica el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz.

En los últimos años, ciudades europeas como Lisboa, París, Berlín, Oporto, Milán, Florencia, Praga, Bruselas o Amsterdam han implantado la tasa turística. Y en España se ha puesto en marcha en Cataluña y Baleares y se encuentra en tramitación en la Comunidad Valenciana y País Vasco. Recientemente, además, el Ayuntamiento de Málaga aprobó una iniciativa en Pleno para solicitar herramientas legales para la implantación de un marco de fiscalidad turística por parte de las grandes ciudades. 

La implantación, en cualquier caso, estaría sujeta a un proceso de análisis y debate con todos todos agentes sociales y económicos implicados de forma que se garantice una adecuada ejecución, se establezcan los criterios para determinar la cuantía y que repercuta de forma positiva en la ciudad, y en los servicios públicos que se ofrecen a los sevillanos y sevillanas y a quienes visitan la ciudad. Siguiendo este mismo modelo, el Ayuntamiento ya implantó una subida de los precios públicos del Alcázar para los visitantes con el objetivo de generar recursos para la ejecución de inversiones principalmente vinculadas al patrimonio.

La moción abre concretamente dos vías que permitan a las ciudades implantar la tasa turística. La primera consiste en que la Junta de Andalucía desarrolle un marco legislativo propio que habilite a los ayuntamientos a implementar la tasa turística. La segunda, que sea el Gobierno de España quien lo autorice.