Ya es hora de que el alcalde, Juan Espadas, se ocupe de solucionar mi problema que también es suyo

Jesús Moreno Naranjo durmiendo en la calle durante su manifestación

Si tengo que poner encima de una balanza mi salud o mi trabajo, me inclinó por mi trabajo, porque sin comer no se puede vivir ni tener salud.

Pues esto es lo que este alcalde ha llegado a hacer que mi mente acepte con esta gran lucha de más de 8 años reivindicando estas injusticias para recuperar mi puesto de trabajo, ese que me robaron. Lo único que me da pena es mi madre que la tengo aquí conmigo en el campo sufriendo mi calvario, y asumiendo todas las multas y embargos que recibo por las más de 30 multas que me ha puesto la Policía Local por manifestarme a las puertas del Ayuntamiento, la que se supone que es la casa del pueblo y de todos los sevillanos que también mantengo con mis impuestos. 

Ahora es el momento más delicado para este dirigente inhumano, el saber solucionar un asunto que lleva pendiente durante toda su legislatura como alcalde de Sevilla, que por su egoísmo, su soberbia y las malas aportaciones de información que tiene encima de la mesa de su despacho sobre mi persona y por supuesto muy equivocadas, le hacen tener enfrente un problema con un ciudadano sevillano, un extrabajador de la imprenta municipal que ha demostrado con sus tres pruebas selectivas aprobadas su valía y que por numerosos errores administrativos y las injurias muy graves que se han inventado de mí, me tienen en esta posición estricta y radical. 

Mi casa no se toca y no se toca por delante de mí cadáver. Eso que lo tenga muy presente este mal señor llamado Espadas. 

Decomiso por la Policía Local de Sevilla

PD: Por cierto, muy tranquilo en mi ocupación privada, con mis pertenencias libre de que la policía local de Sevilla corrupta y encubierta con este político me tenga que molestar más, o me tenga que despertar durante mi huelga en la calle o me tengan que robar mis enseres como últimamente me robó, como fue la batería de percusión, el ataúd o la Cruz de madera que fueron mis armas de protestas para reivindicar públicamente mi libre ejercicio a que todo ciudadano tenemos recogido en los artículos 21 y 28.2 de la Constitución Española que como una y otra vez este despreciador de la Justicia, hace de ese libro una falta de respeto hacia los españoles y hacia las normas de respeto que rigen el país para un buen funcionamiento de la sociedad. 

Firmado: Jesús Moreno Naranjo