CNAC pide que se compre en rebajas en el pequeño comercio

Rebajas

Se pretende evitar las malas perspectivas para esta campaña

  • Los autónomos del comercio quieren evitar desigualdades frente a grandes cadenas

  • Se solicita volver a la regulación anterior a 2012

  • CNAC exige inspecciones para evitar falsos descuentos y otros riesgos

Madrid, a 10 de enero de 2022

La Confederación Nacional de Autónomos del Comercio (CNAC) ha pedido apoyo al pequeño comercio en la etapa de las rebajas, fundamental para la supervivencia y aumento de ventas de muchos establecimientos en España. Para la entidad de autónomos, las perspectivas para las rebajas de 2022 no son muy halagüeñas, ya que, según su presidente, Pepe Galván, “la remontada parecía ir bien al afrontar el último trimestre del año, pero la aparición de la variante Omicron y otras variables han tirado por tierra el ánimo positivo”.

Los datos refrendan la buena marcha de las ventas antes de afrontar las pasadas fiestas navideñas, pero el aumento de los contagios por Covid-19 ha cambiado por completo el panorama. A la bajada de clientes que van a comprar en tiendas físicas, se une la competencia feroz de las grandes plataformas internacionales, el aumento de los precios o la subida del coste de la luz, como elementos que complican el éxito de esta campaña de rebajas.

A pesar de todo, Galván recuerda que hay indicadores positivos como “diversos informes que prevén el aumento de puestos de trabajo entre enero y febrero en el sector del comercio, el crecimiento en la demanda de locales en venta o alquiler que se viene experimentando en los últimos meses o las diversas medidas de apoyo que pueden generar los fondos europeos y la apuesta por la digitalización”.

CNAC continúa pidiendo un plan específico e integral de apoyo a la supervivencia del comercio local, así como medidas contra las grandes plataformas digitales, con la necesaria persecución al dumping fiscal de estas grandes multinacionales que no tributan en España, una digitalización real con atención en el tiempo y con formación para los comerciantes, la presencia de los autónomos del comercio en los foros de decisión o la vuelta a la regularización de las rebajas, con normativa similar a la anterior a 2003.

En este sentido, Galván resume que “la mayoría de los comercios no pueden competir de forma online con las grandes cadenas y plataformas, que suelen dedicar grandes recursos a su visibilidad y venta por internet, por lo que una pequeña tienda de Vallecas no está en internet en igualdad de condiciones que Media Markt”.

Igualmente, se pide al Gobierno que legisle en favor del pequeño comercio frente a las grandes superficies. Se trataría de establecer una regulación de las rebajas similar a la existente hasta 2012. Fue entonces cuando el Real Decreto 20/2012 de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad, modificó La Ley 7/1996 de Ordenación del Comercio Minorista, liberalizando períodos de rebajas y horarios comerciales. Esto supuso “un  auténtico desastre para el comercio tradicional, una desprotección frente a las grandes empresas, al permitir rebajas todo el año y prácticamente sin requisitos”, según Galván.

Asimismo, el presidente de CNAC ha pedido a las administraciones que aumenten las labores de inspección, “ya que podemos encontrarnos con situaciones como los falsos descuentos o incluso que las grandes cadenas reabran con precios ya rebajados, lo cual causaría un grave daño y supondría un nuevo incumplimiento de la normativa”.

La organización vinculada a la Unión de Autónomos UATAE insiste en que “es necesario apoyar al pequeño comercio con medidas que contribuyan a afianzar la definitiva recuperación del comercio de cercanía, porque su presencia es fundamental para los barrios, los centros históricos, el turismo y las áreas rurales de muchas zonas del Estado”. En este sentido, la entidad y otras organizaciones afines lanzarán campañas periódicas para concienciar a los ciudadanos de la necesidad de comprar en rebajas en el comercio local, similares a la puesta en marcha en la provincia de Huelva en 2021, que fue apoyada por ayuntamientos de todas las comarcas onubenses.