La implicación de todas las CCAA con los menores llegados solos a Ceuta, una solución con garantías y de futuro

Menores - Ceuta - Foto_Guardia_Civil

La ONG estatal Accem llama a todas las comunidades autónomas a comprometerse de forma solidaria y responsable en la acogida de estos niños, niñas y adolescentes.
  • La atención a estos menores debe realizarse de manera individualizada y cumpliendo escrupulosamente la legalidad para determinar la solución más apta con la que poder cubrir sus necesidades y garantizar su bienestar.  
Madrid, 25 de agosto de 2021. Los menores migrantes llegados a Ceuta sin acompañamiento y que no desean regresar a Marruecos o no son susceptibles de ser repatriados en virtud de su interés superior, necesitan ser protegidos. Como hemos venido solicitando, debe imperar la legalidad nacional e internacional para amparar a los niños, niñas y adolescentes a fin de atender sus situaciones de especial vulnerabilidad. Deben ser protegidos.
 
Desde Accem también entendemos que la Ciudad Autónoma de Ceuta no puede hacerse cargo en su totalidad de estos menores. La solución inmediata para aliviar esta crisis comienza por el compromiso de todas las Comunidades Autónomas de sumarse a la acogida de estos menores. Sin este apoyo se continuarán vulnerando los derechos de los menores a tener una acogida digna y duradera.
 
Prolongar en el tiempo la acogida de estos menores en dispositivos de emergencia afecta a su integración social, laboral y educativa, así como a su posterior autonomía e independencia. Por ello es imprescindible una estrategia coordinada y responsable entre todas las CCAA para que se pueda sostener esta situación y se dé una solución solidaria, justa y duradera para el futuro de estos menores, garantizando la protección de sus derechos y su desarrollo.
  
Del mismo modo, reiteramos la necesidad de que toda atención a los menores migrantes llegados sin acompañamiento debe ser individualizada y cumplir escrupulosamente con la legalidad, atendiendo a su interés superior para garantizar sus derechos y su bienestar. Proteger a la infancia es un imperativo para toda la sociedad.