Ani y sus dos hijas menores víctimas de violencia de género y “maltratadas” por la Justicia

Juzgados de Madrid

Una mujer y sus dos hijas menores residentes en Madrid, cansadas de vivir gritos y malos tratos también son castigadas por la Justicia

Redacción: Manu Becerra

La víctima relata a Diario24.es entre sollozos el calvario y el infierno que está viviendo a causa de su exmarido, un maltratador el cual pesa contra él una orden de alejamiento que continúa en vigor a día de hoy. 

016

Ani lamenta que sus hijas mellizas de siete años estén viviendo un drama que no se merecen, y que desde siempre han presenciado la violencia de su padre hacia su madre, e incluso hacia las pequeñas.

En la sentencia de divorcio del matrimonio se dicta que las menores deben tener un tiempo de adaptación de seis meses antes de pernoctar en casa de su padre, compartiendo fines de semanas alternos.

Al existir una orden de alejamiento, la abogada de Ani recurre varios puntos de la sentencia y solicita un lugar de encuentro donde poder dejar a sus hijas para que el padre las pueda recoger, pero la Justicia no se pronunció hasta octubre del pasado año y según relata la madre de las mellizas el padre nunca mostró interés para poder verlas.

En la citada fecha, la afectada recibe una orden de ejecución forzosa que dictamina que a partir de ese momento existe un punto de encuentro y desde el siguiente fin de semana las niñas ya tienen que quedarse a dormir en el domicilio de su padre.

Después de los casi dos años que las menores no han tenido relación alguna con su padre, de la noche a la mañana tienen que pernoctar en casa de su padre sin llevarse a cabo el periodo de adaptación de seis meses que dictaba la sentencia de divorcio.

Cuando las pequeñas pernoctan en casa del padre tienen que hacerlo durmiendo en la misma cama que el susodicho porque no tienen una habitación para ella en el domicilio de esta persona que cuenta con tres dormitorios donde residen otras siete personas.

Las menores entre lágrimas relatan a su madre que cuando están en casa de su padre y están desnudas en el cuarto de baño para ducharse, entran al mismo diferentes personas que conviven en el domicilio del padre y se niegan a salir a pesar de que las menores piden que se salgan exigiendo intimidad. Las pequeñas incluso comentan que tienen miedo de realizar sus necesidades porque una señora que habita en el domicilio les exige que cuando hagan caca la avisen para que ella las limpie, pero las niñas se niegan porque ya saben mantener su higiene por si mismas.

Una de las niñas le suplica a su padre que quiere quedarse a dormir en casa de su mamá, en lo que el individuo le contesta que, si quiere dormir en la calle, burlándose en todo momento de la pequeña, la cual llora porque dice que su papá no la entiende ni la comprende.

Cuando las dos menores vuelven a casa de su madre se despiertan durante la noche con pesadillas, gritando y llorando porque, según cuentan, la señora que vive en casa del padre les amenaza con cortarle el pelo como le cuente a su mamá las desagradables experiencias que viven los fines de semana que pasa con el padre.

El día 5 de diciembre del pasado año 2020, una de las pequeñas al volver al domicilio con su madre busca un calendario y cuenta los días hasta el 20 de diciembre y dice que tiene miedo porque ese día tiene que volver con su padre por lo que la madre se muestra preocupada ante esta situación y la abogada que lleva el caso solicita a la Jueza que las niñas no continúen pernoctando en la casa del padre.

Una notificación del juzgado llega el día 21 de diciembre citando a Juicio al ex-matrimonio para la mañana de ayer martes  9 de febrero de 2021. En ese transcurso de tiempo la abogada de Ani le comenta que las visitas de las menores al padre quedan anuladas hasta la fecha del Juicio, por lo que las dos niñas mostraron una expresiva felicidad y tranquilidad.

Según explica Ani, durante el Juicio su exmarido negaba todo lo que denunciaban las menores y la Jueza no ha tenido en consideración el relato de las niñas ni los partes médicos del cuadro de ansiedad que presentan las pequeñas cuando se acerca el momento de visitar a su padre, obligando a que a partir de este fin de semana volvieran a pernoctar con el susodicho y advirtiendo a la madre de las pequeñas que si no cumple con el régimen de visitas se expone a perder la custodia de sus hijas.

Las niñas al recibir la noticia de que tienen que volver con su padre los fines de semana rompen en llanto mientras su madre les pide que no se preocupen e intenta consolarlas a pesar de que las niñas con siete años ya entienden perfectamente lo que están viviendo y no es precisamente una infancia feliz.

Ani también denuncia que el padre de las niñas hace uso las redes sociales, concretamente Facebook, hacer comentarios insultantes contra ella y subir fotos de las menores públicamente por lo que se personó en el cuartel de la Guardia Civil pero la única respuesta que tuvo es que no encontraban delito alguno.

Desde Diario24.es se ha podido comprobar todos los hechos que se manifiestan y Ani, la madre de las dos mellizas, agradece la difusión de su caso y pide que la Justicia abra los ojos para que otros menores no tengan que pasar por el calvario que viven sus hijas.

Así lo relata Ani a Diario24.es

0
0
0
s2sdefault