Una abogada de Sevilla, retoma el caso de los ancianos asesinados en Guanarteme

Ana María y AntonioAna María y Antonio

La letrada a petición de la familia, ha solicitado la apertura del sumario

Redacción: Yolanda López 

Las Palmas de Gran Canaria, 09/11/2020:

Hacía un lustro que las montañas entre Agüimes y Temisas, abrazaban los cuerpos de los dos ancianos desaparecidos una aciaga tarde de marzo, un insólito paraje que fue el testigo mudo de un doble crimen.

Lugar donde aparecieron los cuerpos sin vida de Ana María y AntonioLugar donde aparecieron los cuerpos sin vida de Ana María y Antonio

El 21 de agosto de 2017 a las 12h, un cazador que se hallaba en la zona, fue alertado por su perro, este no paraba de ladrar en un recodo del barranco, un tramo complejo y escarpado, allí se hallaban los restos humanos de dos personas, uno al lado del otro, de ellos tan solo quedaba la ropa, la documentación y algún que otro objeto personal que más tarde identificarían sus hijas, así como la posterior autopsia, la cual confirmó la identidad de los cadáveres.

 

“No solían hacer recados por la tarde”.

Sin embargo aquella tarde del 6 de marzo del 2012, Antonio Quesada de 76 años y Ana María Artiles de 74, le dijeron a su hija Mercedes, que se iban a la tienda de la Plaza España, para reparar los audífonos.  Dicha plaza, confluye con la avenida Mesa y López, donde la pareja tenia una cuenta desde hacía años, concretamente en el Banco Santander, allí les atendía siempre el subdirector de esa entidad, Rogelio.S.T. Este hombre disfrutaba de la total confianza del matrimonio, tanto era así, que manejaba sus finanzas con total libertad.

Fotografía de la boda de Antonio y Ana María 
Fotografía de la boda de Antonio y Ana María

“El esfuerzo de toda una vida”

Antonio era una persona hecha así misma, sin apenas formación académica, se había erigido como un empresario muy popular en la comarca, distribuía a los comercios de alimentación en la isla, donde era muy querido por sus clientes y vecinos. Desde muy joven comenzó a labrarse un futuro trabajando sin horarios y sin descanso, entre él y su mujer Ana María, sacaron adelante a sus cinco hijos. “Nunca nos faltó de nada” nos cuenta Loli, una de las hijas del matrimonio.

 

De facciones amables, tanto él como su mujer Ana María, conformaban una pareja entrañable, la humildad les precedía, su único deseo era disfrutar de la ancianidad junto a su familia, con la comodidad de disponer de un dinero extra, fruto de la inversión de 60.000€, tal como les había prometido el subdirector del banco y “amigo”.

 

El matrimonio posando con sus hijos
El matrimonio posando con sus hijos

Un producto bancario, que resulto ser una estafa.

Rogelio S.T, nació en Santa Brigida (Las Palmas) en 1966. Cuando desaparecieron los ancianos, tenía 45 años, es un hombre de aspecto impecable, trato amable y educado...y tal como nos cuentan las hijas de Antonio y Ana María “era un hombre encantador, nos atendía siempre con una sonrisa” nada hacía sospechar que hubiera otra conducta por su parte que no fuera la de asesorar a los clientes que acudían a la entidad bancaria, la mayoría personan mayores, jubilados que depositaban toda una vida de trabajo y privaciones, en las manos de aquel “economista”.

 

El matrimonio Quesada Artiles, acudió en su día a un pequeño despacho acristalado cubierto con  unas persianas a  modo de cortina, que permitían ver de dentro hacia fuera, pero no al revés... Esto les otorgaba privacidad e intimidad. Al otro lado de la mesa se les presentaba una especie de mago de las finanzas, alguien capaz de multiplicar los ahorros invirtiéndolos en productos financieros, “Rogelio era ante todo, un gran comercial, sabia utilizar su sonrisa y su increíble carisma, nunca sospechamos nada de él” así nos relata Loli Quesada su trato con el hasta ahora único sospechoso de la desaparición y muerte de sus padres

 

Dos años de silencio

Patricia Catalina, esta penalista onubense, ha viajado hasta la isla para retomar este caso que parece no arrojar ninguna novedad desde el 2018, después de quedar en libertad con cargos el único imputado en la muerte de Antonio y Ana María.

 

Actualmente trabaja desde su despacho en Sevilla, en el levantamiento del sumario para conocer todos los detalles que envuelven un crimen a día hoy sin resolver. La letrada especializada en desapariciones y delitos violentos, conocida por casos como Dana Leonte, Cristina Marín, la manada de Pozo Blanco, el crimen de Dos Hermanas, Sevilla, en el que fue asesinada una niña de 6 años.  Ahora con esta petición, la letrada da un fuerte impulso al caso.
 

Abogada a la salida de los juzgados
Patricia Catalina respondiendo a la prensa a la salida de los juzgados

 

El fin de una pesadilla

Los hermanos encuentran en esta intervención, el final de una incertidumbre que hasta día de hoy les consumía, tal como declara Míriam, la pequeña de la familia, “no saber que les sucedió a mis padres, puede conmigo...”.

 

Todos tienen en sus perfiles del teléfono, al igual que en las redes sociales, la fotografías de Antonio y Ana María, una tierna imagen de dos ancianos juntos, tan unidos, que ni siquiera la muerte los pudo separar.

Fotografía que preside el salón de la familia Quesada Artiles
Fotografía que preside el salón de la familia Quesada Artiles

0
0
0
s2sdefault