Más País solicita el cese o la dimisión de Juan Marín al frente de la vicepresidencia de la Junta, de manera inmediata

Espe_Iñ

“Al socio de Moreno Bonilla le interesan más los cálculos electoralistas que los de los presupuestos para mejorar Andalucía”, lamenta Esperanza Gómez, coordinadora de Más País Andalucía

La coordinadora general de Más País Andalucía, Esperanza Gómez, ante las últimas informaciones aparecidas en los medios, sobre declaraciones internas realizadas por el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, sobre las verdaderas intenciones del gobierno autonómico, con respecto a los presupuestos para 2022, solicita el cese o la dimisión de Marín, de manera inmediata, por “dejación de funciones”.

“El vicepresidente hace dejación de funciones, le interesa más los cálculos electoralistas para intentar conservar su sillón, que el bienestar de nuestro pueblo”, sostiene Gómez.

De hecho, desde la Junta llevan anunciado “a bombo y platillo” los “generosos” presupuestos del ejecutivo para todas las provincias, lo que “deja en evidencia”, tras la noticia aparecida, de que “son solo una parte más de la campaña electoral que desde el propio gobierno ha comenzado”, sospecha la coordinadora de la formación progresista.

Asimismo, Gómez tacha de “cinismo” el comportamiento del vicepresidente solicitando el apoyo de todos los grupos del parlamento a unos presupuestos “ideados para que no se aprobaran nunca y tener a Andalucía estancada por puro capricho electoralista”.

Por ello, la responsable de Más País Andalucía solo ve posible el avance de nuestra comunidad y de unos presupuestos “reales para nuestras vecinas y vecinos”, si Juan Marín se “echa a un lado”, permitiendo que más de 9 millones de andaluces sean “testigos de proyectos reales sacados de los fondos andaluces y no víctimas de promesas electorales por parte de un gobierno”.

“Estábamos ante los presupuestos más importantes, que contaban con las tan ansiadas ayudas de la Unión Europea, para que Andalucía se recuperase, tras la crisis sanitaria. Ayudas, partidas presupuestarias que pondrían de relieve el valor de nuestro sistema sanitario y educativo, nuestro tejido empresarial, nuestras infraestructuras y las nuevas tecnologías, pero que al final ha resultado ser una cortina de humo ya que el propio ejecutivo decidió no llevarlas a término generando unos presupuestos irreales”, lamenta Gómez.