Más País pide al Gobierno redoblar los recursos destinados a la Inspección de Trabajo en entornos rurales y denuncia la doble moral de la derecha

IE_ESPE

La coordinadora general Más País Andalucía, Esperanza Gómez, ha mostrado su absoluto “repulsa por el caso de esclavitud de nuevo cuño” desmantelado en Sevilla y que demuestra que “a pocos kilómetros de la capital de Andalucía, a ojos de todos y en pleno siglo XXI, reside la barbarie de los que tratan a los seres humanos como objetos”

La también portavoz federal de Más País ha anunciado que su partido “elevará al Congreso de los Diputados una pregunta parlamentaria cara a la Ministerio de Trabajo para que redoble los esfuerzos en la Inspección de Trabajo en Andalucía, y en general el entorno rural, ya que las específicas circunstancias en las que se desarrollan las labores del campo necesitan de atención especial y recursos muy concretos”.

Esperanza Gómez ha detallado que “las enormes extensiones de terreno en las que se desarrollan estas labores, la despoblación y el relativo anonimato en el que esta vida transcurre y la existencia a veces de un régimen neo caciquil en estas sociedades pequeñas y muy dependientes de esas actividades, hacen más difícil que estas prácticas inhumanas encuentren voces que las denuncien”.

De hecho, recuerda la máxima responsable de la formación andaluza, “esta denuncia surgió de unas pesquisas iniciadas en Navarra y ha llevado la disposición de un operativo que se extiende desde enero, un despliegue de medios que en entornos urbanos metropolitanos sería radicalmente distinto”.

Insiste Esperanza Gómez en que “es urgente redoblar inspecciones de trabajo y recursos humanos y materiales destinados a estas labores en el mundo rural porque la realidad demuestra que está plagado de casos de explotación y condiciones de semi esclavitud de miles de personas, como demuestran casos descubiertos en Murcia, Extremadura, Huelva, Jaén y Sevilla”.

La “doble moral de los esclavistas”

Por último, la coordinadora general de Más País Andalucía, ha declarado que “asquea el silencio y la connivencia de la ultraderecha y derecha españolas con los esclavistas, muy dadas a criminalizar a los menores inmigrantes tutelados o magnificar los sucesos en los que se vea involucrado un inmigrante, pero incapaces de mostrar una mínima sensibilidad social y democrática respecto a esta barbarie, incluida la Junta de Andalucía, que podría hacer bastante más al respecto”.