Sierra Nevada recupera la esencia de su festival de rock de la mano de grupos granadinos

UNIDAD-Y-ARMONIA-003-JM1_8766

Probablemente, de las once ediciones llevadas a cabo del coqueto Festival de Rock "Sierra Nevada por Todo lo Alto", la de este fin de semana de agosto 2021 ha sido la más especial de todas ellas. Lo que ocurrió los pasados viernes y sábado en la plaza de Andalucía de la Estación de esquí granadina, va a ser difícilmente repetible para los varios cientos de asistentes que vieron en la cita montañesa, la mejor manera de olvidar las penas de año y medio de calvario epidémico.

Tres bandas granadinas protagonizaron el viernes 20 el regreso del querido festival alpino, tras un año de suspensión coronavírica (cómo no). La alineación disfrazada de Guadalupe Plata, (o sea, Pelomono) arrancaron con la exquisitez de unos auténticos extraterrestres llegados de Plutón para llenar de blus y loops tecno el medio aforo incipiente. Todo él acabó entregado a la banda de Perico y Antonio a eso de las 21:20 y en apenas quince minutos saltaron al escenario Unidad y Armonía, la súper en forma banda de Miguel Martín, con un aforo ya completo y mucha expectación por verlos en la plaza. Los Unidad no defraudan (nunca) y en Pradollano no iba a ser menos. Sonidazo a los mandos de JASS y una banda que se sale del pop y el rock por los cuatro costados con algunos de los mejores músicos de la ciudad. Psicodelia, surf y olor a "vacaciones en el mar", todo junto dejó patidifuso al personal. Y hablando de psicodelia y pop, llegó la diversión. Pasadas las 23h saltaron al escenario Colectivo Da Silva para cerrar la noche del viernes, ya entrados en la madrugada del sábado. Los Colectivo saben que están en un momento dulce y el público que los sigue dónde vayan, también. Hit tras hit hicieron bailar, reir y cantar sin parar al respetable que disfrutó el concierto como si no existiera otra cosa en el mundo. Y es que no existía.

Hasta que amaneció el sábado y algunos aprovecharon para excursionar por las laderas del veleta, mientras otros se encargaban de poner en marcha la segunda jornada y los riffs de Pájaro sonaban a mediodía anunciando las pruebas de sonido. Tras éstas, serían Uralita, el emergente grupo de punk-rock, con una maravillosa Alba a la cabeza, quiénes pusieron los cimientos para la llegada de uno de los momentos esperados del festival: la actuación de Mama’ Baker.

Aunque se prodiga poco, la ya legendaria banda granadina nunca defrauda y más cuando suenan algunas de las canciones que fueron referencia en Granada en los primeros años 90. Mama’ Baker arrastra seguidores de aquellos años y la noche del sábado se hicieron notar en la plaza de Andalucía coreando en éxtasis joyas como Oxidado, Todo será perfecto, Azul, y como no 'Cuando te vi'.

La leyenda de Pájaro, el grupo de Andrés Herrera Ruiz, cerró la noche y la undécima edición del festival de Sierra Nevada. El músico sevillano es historia viva del rock en Andalucía (fue miembro de Silvio, entre otros). Anoche, especialmente en la fase instrumental del recital, Pájaro demostró su condición de cabeza de cartel de un festival que quedó formalmente reactivado para próximas ediciones. La versión de “A galopar” de Paco Ibáñez fue el colofón del certamen.

El ‘Sierra Nevada por Todo lo Alto’, coorganizado por Cetursa Sierra Nevada y la productora de eventos UnoMolar Producciones, ha contado con la colaboración de los establecimientos de hospedaje ApartaHotel Trevenque, Apartahotel Inside Plaza y el Gran Hotel Monachil.