Europa por un futuro de paz

Miembros del CAME

Cuando se conmemoraba el quinto aniversario del fin de la segunda guerra mundial, el Ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Robert Schuman, declaraba ante los medios de comunicación que su país estaba dispuesto a compartir con Alemania y con otros países la gestión de las industrias siderúrgicas, y afrontar así juntos la postguerra.

  • Por eso el 9 mayo es el día para conmemorar la unión de Europa.

En el Consejo Andaluz del Movimiento Europeo vemos la situación actual con preocupación, pero también con esperanza.

En este siglo XXI, la Unión Europea se ha visto enfrentada a cinco grandes crisis: la creada por las deudas soberanas, la migratoria, la del Brexit, la de la pandemia y ahora la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Todas han supuesto un shock asimétrico, un cambio repentino en las condiciones económicas que afecta a algunos países de la UE más que a otros, y la respuesta de la UE también ha sido diversa. La Eurozona crecía por encima del 5% a finales del año pasado impulsada por los fondos “Next Generation”. La invasión de Ucrania ha elevado el grado de incertidumbre a niveles máximos, repercutiendo claramente en la caída del crecimiento de la Eurozona, que según el Banco Central Europeo, en su escenario más severo, se rebajaría al 2,3%.

La ofensiva militar lanzada por la Federación Rusa contra Ucrania ha sido condenada en los términos más fuertes posibles tanto por el Consejo de Europa como por la Unión Europea: el Comité de Ministros decidió que la Federación Rusa dejara de ser miembro del Consejo de Europa de inmediato, lo que pone fin a los 26 años de membresía en dicha organización, y su Tribunal Europeo de Derechos Humanos adoptó medidas cautelares contra la Federación de Rusia destinadas a garantizar los derechos humanos en el territorio atacado por los soldados rusos. Por su parte, la reacción de la Unión Europea se ha caracterizado por una gran unidad de acción. Ha adoptado medidas restrictivas que debilitan la capacidad del Gobierno ruso para financiar su guerra de agresión contra Ucrania, ha destinado recursos para ayudar a las personas desplazadas internas (6 millones) o en los Estados Miembros de la UE (más de 4 millones) incluyendo la primera activación de la Directiva sobre protección temporal.  En materia militar presta apoyo a las capacidades de las Fuerzas Armadas de Ucrania a través del Fondo Europeo de Apoyo a la Paz y en materia energética ha activado la solidaridad con Ucrania y con los Estados miembros afectados por la suspensión del suministro de gas.

Todo ello además tras los recientes procesos electorales en Alemania y Francia. En otoño de 2021 Merkel abandonaba el gobierno alemán y así también el de la UE, tras haber sido líder indiscutible del proyecto comunitario durante los últimos años. Merkel ha sido la protagonista de las políticas de austeridad durante la crisis del Euro, pero también una de las máximas defensoras del endeudamiento común como fórmula para superar la pandemia o de la acogida a refugiados. Macron viene de superar una reelección que suponía en la práctica un referéndum sobre la UE. No serán tiempos fáciles, pero no debemos dejar de defender la democracia y el respeto de los derechos y valores fundamentales de la UE.

Ninguna de estas dificultades ha frenado los trabajos de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, cuyos trabajos culminan precisamente hoy 9 de mayo. Ha sido un interesantísimo ejercicio para combinar la democracia participativa con la representativa y desde el Consejo Andaluz del Movimiento Europeo hemos activado, organizado, y animado numerosos eventos en nuestra región. Fruto de todo este impulso han sido las 325 propuestas concretas que adoptó la semana pasada el plenario de la Conferencia – entre ellas la creación de unas fuerzas armadas conjuntas europeas y que el ámbito de la salud pase a ser una competencia compartida de la Unión - que sin duda moldearán las necesarias reformas constitucionales que la Unión Europea precisa.

Este será el año en el que definitivamente dejemos atrás la pandemia del COVID-19 y recuperemos la vitalidad pretérita. En este contexto, la Unión Europea ha impulsado 2022 como el Año Europeo de la Juventud. Los jóvenes europeos tienen por delante la tarea de diseñar un futuro mejor: más ecológico, más digital e inclusivo. Se pretende hacer oír la voz de los jóvenes y otorgarles una mayor relevancia, especialmente a aquellos con menos oportunidades. Por ello, el Año Europeo de la Juventud incluye programas como Erasmus+; Discover EU; o el Cuerpo Europeo de Solidaridad, entre otras. Desde el Consejo Andaluz del Movimiento Europeo, animamos a todos los jóvenes andaluces a participar en ellas. Estamos comprometidos en potenciar la participación de los jóvenes andaluces en el debate europeo. 

A pesar de este contexto de incertidumbre, continuaremos desarrollando en Andalucía los principios y valores que promueven el proceso de integración europea: Dignidad, Libertad, Igualdad, Democracia, Estado de Derecho y Derechos Humanos, que deben seguir siendo las señas de identidad de este modo de vida europeo.

Consejo Andaluz del Movimiento Europeo (CAME).